UN MUNDO

ÁNGELES SANTOS

Haz click en las imágenes

VOLVER

1 Fietta Jarque “Pinté Un mundo para que lo enviaran a Marte”, en El País.com Babelia, 20 de septiembre de 2003

2 Núria Rius Vernet, Entrevista a Ángeles Santos, Revista Duoda nº 16, 1999, Barcelona

1 Núria Rius Vernet, Entrevista a Ángeles Santos, Revista Duoda nº 16, 1999, Barcelona

2 Juan Ramón Jiménez, Españoles de tres Mundos: Viejo Mundo, Nuevo Mundo y otro Mundo (Caricatura lírica) (1914-1940), Buenos Aires, Losada, 1942

Ramón Gómez de la Serna, al igual que otras figuras prominentes de la cultura, quedó fascinado con la obra de Santos, sobre quien escribió en varias ocasiones en La Gaceta Literaria. Cuando vio Un Mundo en la Exposición de Otoño le sorprendió "como si fuese un dado de gran fortuna que cayese en medio de las jugadas nulas de casi todos los pintores". 1

Se cree que el literato estaba enamorado de Santos, a quien describía en sus artículos como a un ser de otro mundo:


"Ella se quedó en Valladolid, sojuzgada a la ley común de las menores, tan estrecha y tan injusta para ella, penando de soterración, bajo unas estrellas provincianas que eran como guijos que hacían daño a su carne almada, a su espíritu sobrehumano". 2


Ambos tuvieron trato personal (Santos asistía a las tertulias madrileñas, como a la del Café Pombo, acompañada por su padre) y mantuvieron una correspondencia. Santos le escribió una carta antes de una huida nocturna que resultó determinante en su biografía:


"Esta tarde me marcho a dar un largo paseo… Me bañaré en un río con los vestidos puestos -¡qué contenta estoy de dejar, por fin, el baño civilizado en bañeras blancas!-, y después me iré por el campo, huyendo de que me quieran convertir en un animal casero". 3


La pintora efectivamente se fue de casa, y su familia, al no encontrarla, avisó a la guardia civil, que la encontró ya muy entrada la noche. Este episodio desembocó en el internamiento de Santos por parte de su padre en una casa de salud en Madrid. Al descubrir de la Serna lo que había sucedido con la pintora, publicó en La Gaceta Literaria un indignado artículo, La genial pintora Ángeles Santos incomunicada en un sanatorio. Es posible que dicho artículo impulsase a la familia Santos a traerla de nuevo a casa, tras la humillación pública a la que les había expuesto de la Serna. 4


Después de una estancia de aproximadamente un mes Santos regresa a Valladolid, pero este episodio marcó un antes y después en su vida y en su obra. A partir de entonces Santos dejó de pintar, para retomar la producción artística sólo después de conocer al que fue su marido, el pintor Emili Grau Sala, con un estilo mucho más risueño y clásico que ella acogió.

1-3 Ramón Gómez de la Serna, La Gaceta Literaria, La genial pintora Ángeles Santos incomunicada en un sanatorio, nº 79, 1-04-1930, pp. 1-2

4 Josep Casamartina i Parassols, Catálogo de Ángeles Santos, Un mundo insólito en Valladolid, 2003